Ciudad de Québec, Canadá

febrero 5, 2009 | By More

La ciudad de Québec es la capital de la provincia homónima, situada sobre las terrazas del río San Lorenzo, atravesado por un gigantesco puente vehicular y resulta ser el eje de circulación para el Canadá oriental, además de ser considerado una de las vías fluviales mas importantes del continente. El río también sirvió de camino para Samuel de Champlain cuando fue iniciada la conquista y el posterior poblamiento francés; surgiendo en 1.605 el primer asentamiento en Port Royal, luego en 1.608 se fundó Québec, mas tarde Montreal.

Durante nuestro viaje a Québec, ¿qué atractivos podemos visitar en la ciudad de Québec?. En un recorrido turístico por la ciudad podemos visitar el Centro Histórico, amurallado y fortificado, ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Es la única ciudad al norte de México con éstas características. La muralla tiene unos 4,6 km y rodea una serie de edificios levantados entre los siglos XVII y XIX. En su emplazamiento se destaca un fuerte desnivel, generando una ciudad alta y otra baja, que están unidas por medio de un funicular y escaleras.

Ingresando desde la parte moderna de Québec, podemos elegir cualquiera de las tres puertas que perforan la muralla: St. Louis, Kent, y St. Jean, con tortuosas pero pintorescas callejuelas adoquinadas nos conducen a un conjunto de edificios de piedra estilo Rural de Bretaña. Capilla y Museo de las Ursulinas, fundado en 1.639 y resulta ser la institución pedagógica para niños mas antigua de América del Norte. El museo exhibe ornamentos y objetos que pertenecieron a la Orden. La Capilla luce un precioso trabajo en el retablo del altar y muchas esculturas del siglo XVIII.

Por su parte, la Plaza de Armas, es el corazón de Québec histórico, en cuyo centro se puede ver una fuente neogótica. Alrededor de la plaza  se encuentra el famoso Hotel Chateau Frontenac, construido en 1.892 para reemplazar la residencia de los gobernadores. El notable edificio nos hace recordar a los castillos franceses del Loire. Enfrente de la Plaza de Armas se encuentran dos edificios muy importantes de la ciudad de Québec; la Catedral Anglicana de la Sma. Trinidad que fue levantada en 1.804, fue la primera en su jerarquía erigida fuera de las islas Británicas, realizada siguiendo el modelo de Saint Martin in the Fields de Londres. La otra construcción también antigua, es el Palacio de Justicia, cuya fachada corresponde al Neorrenacimiento Francés. En unos de los ángulos de la plaza también encontramos el Museo del Fuerte.

En otro sector algo más alejado se encuentra el Seminario de Québec, fundado por Mgr. de Laval en 1.663, fecha en que comenzó la organización política del gobierno. Este pequeño colegio, a mediados del siglo XIX se transformo en la Universidad Laval. El Museo del Seminario exhibe trabajos de carácter artístico y etnográfico, basado en las investigaciones realizadas en los Territorios del Norte con las poblaciones aborígenes. La Basílica Nuestra Señora de Québec está considerada como la parroquia más antigua construida al norte de México, pues data de 1.647.

Las pequeñas calles por donde se accede a los templos religiosos o civiles mas significativos, han sido convertidas en galerías de arte para disfrutar al aire libre durante el breve verano, como la rue du Trésor, una buena parte de los numerosos restaurantes y cafés que ocupan casas antiguas, están ubicados en la calle St. Jean y sus alrededores mas cercanos.

Al pasear por la ciudad vieja vamos a ver gran cantidad de flores naturales que adornan las ventanas y canastos que cuelgan de las farolas, carruajes tirados por caballos, otorgándole una imagen romántica a este viejo Québec, reforzada por los conciertos al aire libre, generalmente brindados en la plaza del Seminario. En las esquinas, estudiantes de música abren sus atriles e invaden el aire flautas, violoncelos y violines. El ambiente se vuelve propicio para la venta de antigüedades, aún cuando la mayor concentración de estas actividades se realizan en la calle St. Paul, paralela al recinto pero fuera de las murallas.

La Terraza Dufferin, forma parte de la protección del área fortificada, es un lugar destacado desde donde podremos tener una increíble vista panorámica de la zona; desde viejos cañones que custodian la muralla, la ciudad vieja ubicada abajo y el majestuoso río San Lorenzo. El funicular está emplazado en las inmediaciones del Chateau Frontenac, es posible descender por escaleras que salvan más de 50 metros de desnivel. Los atractivos turísticos de éste sector, cuyo ambiente es similar al que ha sido abandonado, son varios, entre ellos diversas casas de los siglos XVII y XVIII como la Maison Jolliet, Mansión Chevalier, donde se exhiben diversos objetos y mobiliarios de época.

Las calles en bajada nos conducen a la Plaza Real, centro del antiguo mercado de la colonia. En su entorno podremos descubrir antiguas mansiones que representan la riqueza acumulada por los mercaderes de la época. Este sitio es un lugar muy dinámico, donde se brindan clases de historia al aire libre, hay músicos estudiantes, jóvenes que diseñan perros, gatos y osos en el rostro, etc. son viejos oficios que perduran en la ciudad y los trabajos son exhibidos aquí en la plaza.

Otro atractivo a visitar es la Iglesia Nuestra Señora de las Victorias, el Puerto Viejo de Québec, ubicado en la confluencia del río Charles con el San Lorenzo. En la zona se han conservado edificaciones antiguas como galpones y el edificio de la Aduana. Un Museo Histórico del sitio ofrece audiovisuales recreando la trayectoria del lugar, las embarcaciones, y el movimiento registrado durante casi dos siglos.  La antigua rambla de madera ha sido también preservada, siendo un sector muy transitado por el turismo, puesto que el mercado del puerto, abierto de mayo a noviembre, ofrece todos los productos de mar y vende artículos típicos regionales. Además, desde aquí salen los ferrys para llegar hasta la isla de Orleáns.

Navegando por el río San Lorenzo, impactan las vistas del cabo Diamante y el viejo Québec. Otra de las fortificaciones que aloja Québec, es La Ciudadela (La Citadelle), es una fortaleza con planta de estrella, ubicada al oeste del casco antiguo en el alto promontorio del cabo Diamante. En ésta fortaleza los franceses instalaron baterías y luego los ingleses reforzaron el sistema defensivo. Hoy resulta un conjunto de sitios fortificados donde necesitaremos de algún vehículo para recorrerlo, destacándose el cambio de guardia durante la temporada de verano. También se ha instalado el Museo Militar. Dentro de sus murallas hay mansiones o palacetes de los antiguos gobernadores que buscaban emplazarlos en lugares estratégicos.

Contorneando la muralla por fuera, se extiende una gran superficie parquizada. Allí se encuentra la histórica Llanura de Abraham, escenario de la batalla de 1.759 que marco la caída de la ciudad. Fuera del recinto amurallado, y cerca de la puerta de St. Louis, aparece sobre una colina la Cité Parlamentaire y el edificio del Parlamento, rodeado de hermosos jardines el área ocupa una gran superficie. Su arquitectura, aún cuando fue construido a fines del siglo XIX, responde al estilo Neorrenacentista que lucen muchos edificios públicos franceses del siglo XVI.

Sillery, otra antigua ciudad de Québec, surge sobre la margen del río San Lorenzo inmediatamente al sudoeste de la Llanura de Abraham. Es posible llegar hasta ella a través de la avenida Gran Allée flanqueada por mansiones públicas, restaurantes, hoteles y coquetos cafés. La zona la denominan los Campos Eliseos de Québec, donde el estilo arquitectónico es Ecléctico, aún cuando el Estilo Victoriano resulta el más repetido.

fotos palestrina55, FIMMQ

BUSCA Y RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO CON BOOKING

Tags: ,

Category: América, Canadá

Comments (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Daniel dice:

    Me parece una hermosa ciudad y de verdad y todo corazón me gustaría conocerla algún día