Viaja a Italia y conoce sus ciudades artísticas

Un viaje a Italia representa muchísimo para el turismo cultural, ya que la arquitectura de este territorio se ha ido fundando desde casi el principio de la civilización, donde varias ciudades italianas aun conservan muchos de esos monumentos históricos que gracias a sus diseños y a la intervención de grandes maestros como Botticelli, Michelangelo, Leonardo da Vinci, Bernini, Borromini y Caravaggio, hoy podemos decir que son imperdibles patrimonios artísticos para descubrir, que nos muestran la historia de este país y su rica herencia cultural.

viajes-Italia-ciudades-artisticas

Roma: Durante una escapada a Roma, podremos descubrir un fascinante conjunto monumental constituido por lugares como el Coliseo, el Panteón, los Foros Imperiales, el Vaticano, fuentes y acueductos romanos, el Arco de Constantino, el Puente Sant’Angelo, y muchos mas.

Florencia: Una ciudad que ha sabido conservar el propio encanto y esplendor de su pasado. Así se presenta la capital toscana, una ciudad que maravilla a todo turista que la visita con sus obras maestras de arte, los mármoles coloridos de sus iglesias y sus obras arquitectónicas que evocan la fastuosidad y el papel desempeñado por la ciudad en el desarrollo de la cultura y del arte renacentista. La Piazza del Duomo, la Basílica de Santa María del Fiore, cuya cúpula construida en el siglo XV por Filippo Brunelleschi es la más grande de ladrillo en el mundo. El Ponte Vecchio, un puente de arco cerrado con numerosas tiendas y locales, que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y a la inundación de 1966, provocada por el desbordamiento del río Arno, son ejemplo del patrimonio artístico que podremos conocer durante un viaje a Florencia.

Milán: En la capital de la Moda, no debemos perdernos de conocer la Catedral de Milán, conocida como el Duomo del siglo III, una de las más dominantes del país. En la misma plaza, cuyo nombre honra la catedral, se encuentra la segunda joya de la ciudad, Galería Vittorio Emmanuelle II, con suelos de mosaicos y vidrieras, que atrae la mirada de todos los que pasean por sus largos pasillos por primera vez. Así también se destacan lugares como el Palacio Real, sede del ayuntamiento de Milán, el Teatro della Scala, el Castillo Sforzesco, entre otros.

Venecia: Una ciudad tan romántica como ninguna otra. La grandiosa Plaza San Marco es el corazón de Venecia es donde se encuentra la Basílica de San Marco, una extraordinaria representación de la arquitectura bizantina. Una verdadera joya del panorama turístico italiano en la que iglesias, edificios, antiguos puentes, monumentos y plazas cuentan la vivacidad artística y cultural que marcó y marca todavía, la historia de esta ciudad.

Turín: Los Alpes no son lo único bonito de la ciudad norteña de Turín. Los estilos rococó, barroco, neoclásico y el art nouveau han sido empleados en la ciudad. La Piazza Castello aloja el Castillo de la Madama, del que las dos torres que componen el castillo fueron construidas en el siglo I a.C. El palacio Real y el palacio Carignano también son otras obras de la época. La capital de Piamonte se presenta como una ciudad de enorme atractivo, donde han pasado emperadores, han nacido reinos y en la que el poder ha dejado huellas imborrables.

Catedral-de-Palermo

Palermo: La Catedral de Palermo es quizás una de sus joyas más características. Construida en el siglo XII, la iglesia se convirtió en una mezquita y luego volvió a serla, lo cual ha dejado vestigios de diferentes estilos culturales. Es esta historia cultural que también ha dejado sus huellas en la capital de la isla siciliana. El palacio Normando es un ejemplo de ello, del que aúne estilos como el bizantino, palentino y el normando.

Trieste: Esta ciudad italiana ha sido durante siglos un lugar fronterizo donde distintos pueblos dejaban su huella en elegantes obras de arte, históricas, artísticas y arquitectónicas de la ciudad. Allí nos esperan la Piazza dell’Unità d’Italia, el símbolo emblemático y la plaza principal de la ciudad de Trieste. Con vistas al Mar Adriático, la plaza alberga el elegante Castillo de San Giusto, de estilo neoclásico vienés, el Palacio del Governo, el Palacio Stratti, el Edificio del Ayuntamiento, y otras obras artísticas.

Nápoles: Esta considerada como una de las más grandes y encantadoras ciudades artísticas del Mediterráneo. Capital de la región Campania, es por su tamaño, el tercer municipio italiano después de Roma y Milán. Con su Casco Histórico declarado Patrimonio de la Humanidad, es un destino imperdible para el turismo cultural y artístico en Italia. Fundada por los antiguos griegos y romanos, Nápoles cuenta con pintorescos barrios y callejuelas adoquinadas, así como varias iglesias que son obras maestras de la arquitectura, como San Lorenzo Maggiore, un sitio arqueológico con un ágora griego del siglo V aC. Otros destacables son la Piazza del Plebiscito, el barrio español y la fortaleza del Castel Nuovo.

Lecce: Conocida con el apelativo de la “Florencia del sur” por su belleza arquitectónica de origen antiguo mesapiano, romano y también barroco. La cúpula de la catedral María Santissima Assunta, que expone dos fachadas con detalles extraordinarios y una torre de campana, se encuentra en la Piazza del Duomo. Otros monumentos son el Palacio Vescovile y la Plaza de Santo Oronzo, el hogar de la columna de Santo Oronzo.

Perugia: También conocida como Perusa, con murallas etruscas y un imperdible casco histórico medieval, es una de las joyas artísticas para visitar en un viaje a Italia. Allí también se destaca la Basílica de San Pietro, la Universidad Palazzo dell’Universita Vecchia, o la Piazza IV Novembre, entre otros sitios históricos que nos invitan a disfrutar del turismo cultural.

Más artículos relacionados de viajes y turismo