Willemstad, capital de Curazao

La ciudad de Willemstad se caracteriza por ser un gran ejemplo de la arquitectura colonial neerlandesa en el Mar Caribe, donde su área histórica, centro y puerto, fueron declarados por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad en 1.997.

Es una ciudad ideal para pasear tranquilamente, caminando, disfrutando de su bella arquitectura urbana, de sus excelentes tiendas para hacer compras. La bahía de Santa Ana la divide en dos sectores: Punda es el sector donde vamos a encontrar importantes centros comerciales, mercados y lugares para comer; mientras que Otrabanda es el sitio de estrechas callejuelas con fachadas de típica influencia holandesa.

Este lugar podemos cruzarlo a pie a través del puente colgante Queen Emma, y desde allí obtener hermosas vistas de la ciudad y sus alrededores. Otro puente es el Queen Juliana que es utilizado por los automóviles. Desde éste, la ciudad ofrece una vista panorámica muy amplia; de noche, la fachada colonial sobre la bahía iluminada resulta espectacular.

El puerto de Willemstad, pleno de actividad y encanto frente al mercado flotante, donde los productos del mar rivalizan con los colores de las frutas del trópico, son paseos imperdibles que todo viajero debe hacer durante su estancia en Curazao. Muy cerca se encuentra el viejo mercado donde son ofrecidas diferentes comidas antillanas en un ambiente típico.

Durante nuestro recorrido turístico por esta ciudad caribeña podremos conocer la antigua sinagoga Mikveh Israele-Emanuel, construida por doce familias judías provenientes de Holanda durante el siglo XVII, y las cuales también enriquecieron la historia de Curazao. Este edificio religioso es el mas antiguo en sus tipo en América que sigue en uso. Su interior está cubierto por arena muy blanca que simboliza la evocación de Moisés guiando a su gente por el desierto. Un templo donde se respira una atmósfera muy particular, y que recibe miles de visitas durante el año. En el sector trasero de éste edificio religioso hay un museo con utensilios de la vida diaria recogidos en todo el mundo judío.

Otras construcciones dignas de admirar durante nuestro viaje a la capital de Curazao es el Banco de Boston de estilo Palladiano, y muy cerca el edificio que aloja al Juzgado, ambos ubicados frente al parque Wilhelmina, presidido por una estatua de la reina de Holanda. Otros edificios de Estado, como la residencia del gobernador, el Ministerio de Gobierno y las oficinas anexas, están en la Fortaleza de Ámsterdam del siglo XVIII, y que evoca los tiempos en que Holanda debió pelear por la posesión de la colonia.

En este lugar se encuentra el Hotel Van Der Valk Plaza, donde sus huéspedes disponen de todos los servicios orientados para el viajero de negocios, también cuenta con una playa privada, casino, un excelente restaurante.

En éste sector de la ciudad se encuentran ubicados los comercios de joyas, que tienen reputación de ser los más exclusivos de las Antillas. Asimismo, bajo la arquería de la Fortaleza hay negocios que venden batik de Indonesia y artesanías africanas dentro de un centro comercial con otras múltiples ofertas y que los turistas suelen aprovechar.

Más artículos relacionados de viajes y turismo

2 Comments