Zurich: importante ciudad de Suiza

Levantada a orillas del río Limmat, surge la ciudad suiza de Zurich, la mayor de éste país, centro económico y financiero, asiento de variadas industrias y dominio de importantes operaciones comerciales.

Zurich, capital del cantón homónimo, se originó como una pequeña aldea celta, situación que aprovecharon los romanos para emplazar la antigua Tauricum. Luego, destruida por los pueblos germánicos volvió a resurgir dada su estratégica posición, que le permite controlar los accesos desde los cuatro puntos cardinales, convirtiéndose así en el corazón económico-financiero de Suiza.

No menos significativas resultan sus tradiciones artístico-culturales, así un hermoso paseo por demás panorámico que va bordeando las márgenes del río Limmat, que corre hasta desembocar en el gran lago de Zurich.

La ciudad cuenta con una gran actividad cultural para ofrecer, desde museos, teatros, galerías de arte, importantes orquestas sinfónicas y festivales anuales, como el Festival de Primavera, el Festival Folclórico, entre otros. Además, grandes acontecimientos que se celebran cada tres años en los meses de junio y julio, el famoso Zurifest, tan esperado por los habitantes de Zurich donde hay ballet, teatro, ópera, conciertos simultáneos en distintos lugares de la ciudad, etc, culminando con fuegos artificiales junto al lago de Zurich.

Entre varios de sus atractivos en el caso historico de la ciudad, podemos destacar su Catedral, que representa la mayor expresión del estilo Románico del país, con orígenes relacionados a una serie de fundaciones realizadas durante el periodo Carolingio. También, la Iglesia de la Colegiata surge imponente y severa frente al sector historico, que sin lugar a dudas  es la obra medieval más importante de la ciudad.

Al otro lado de la ribera dominan las agujas de la Iglesia de Nuestra Señora y las de San Pedro. Por su parte, el Ayuntamiento, sede del poder político, constituye una refinada expresión del Renacimiento de Italia Septentrional, mientras las casas que armoniosamente flanquean el Limmatquai, uno de los más bellos paseos a orillas del río Limmat, se aproximan más al Barroco.

Una curiosa estructura pentagonal cubierta de árboles está emplazada sobre el río, que no es sino la antigua Fortaleza de Bauschanzli, cuyo objetivo era controlar el sector allí donde confluyen el río y el lago. El Museo Nacional Suizo refleja su silueta en las aguas dominadas por la singular torre. En el museo se alojan colecciones de pinturas, esculturas y una gran cantidad de obras artesanales que abarcan desde los periodos Líticos hasta comienzos del siglo XIX.

Con el nombre de Hauptbanhof se conoce a la Estación Central del Ferrocarril que esta alojada es un espléndido edificio neorrenacentista cuyo acceso recuerda un enorme arco de triunfo romano. A los costados se destacan enormes columnas corintias engalanadas en las partes superiores por un notable  grupo de esculturas. Aquí llega la celebre calle Banhofstrasse, paraíso de las compras para suizos y turistas.

En esta pujante ciudad de Zurich hay mucho por disfrutar y hacer, en sus sorprendentes escenarios donde por un lado nos muestra una ruidosa y palpitante metrópolis internacional y por el otro, en su casco antiguo, sus románticas callejuelas que nos transmiten paz y tranquilidad.

fotos flickr

Más artículos relacionados de viajes y turismo